Bio

ALGUNAS COSAS SOBRE JOSÉ M. PONCE

“Díos Padre creó el mundo en seis días y al séptimo descansó. Padre Ponce hizo más o menos lo mismo con el cine porno español, pero ni siquiera se pudo tomar un respiro. Esta es la historia del renacimiento de un género y del hombre que lo llevó a cabo”
(Cartelera Turia)




EN EL NOMBRE DEL PADRE

Los jóvenes le llaman “padre” y no es por casualidad. La historia de la cultura para adultos de este país tiene un antes y un después de José M. Ponce. Editor y director de revistas de culto como SADOMASO, HUSTLER o CHIC, Ponce ya producía y dirigía películas a mediados de los años 80, un periodo en el que el cine X era prácticamente inexistente en nuestro país.
Promotor del festival de Cine Erótico de Barcelona, que dirigió durante sus seis primeras ediciones, descubridor de la mayoría de las estrellas del porno nacional e impulsor de una crítica especializada independiente y de una industria autóctona profesionalizada, terminó por convertirse en un personaje criticado y controvertido dentro incluso de su propio entorno. Como consecuencia de todo ello, dimitió como director del festival y abandonó su trabajo en el cine X.
En 1999, José M. Ponce recibe el Premio Especial del Jurado del festival de Barcelona, en reconocimiento a su labor en defensa del porno español, y un año más tarde, la cartelera Turia de Valencia le incluye en sus galardones a los mejores del año.
Reconociendo que su alejamiento de los platós le producía “mono”, se dejó convencer por la productora María Bianco para volver al trabajo, según la crítica en buena forma, y dirigir “Vivir Follando”, una película ambientada en el mundillo del porno y en la que algunos han querido ver tintes autobiográficos.
En el año 2000, inicia su inacabada trilogía de porno fantástico, con “Gothix”, mejor película española y mejor director español en el FICEB 2001, un proyecto que adquiere continuidad con “Faust, the power of sex” -una producción realizada para el sello Private- pero que no se completa al no encontrar financiación para "Carmilla", tercera entrega del proyecto- No obstante, rueda "The Fetish Garden", también producida por Private, aunque ya con un presupuesto notablemente inferior al de sus trabajos anteriores, y que, por el momento, es su última película.
Alejado del circuito del porno, José M. Ponce retoma su profesión de periodista y comienza a colaborar con diferentes medios. Escribe "El Destape Nacional", una crónica del desnudo en la Transición, y participa con Bunbury, Carlos Ann y Bruno Galindo en "Panero", un fascinante proyecto audiovisual alrededor de la figura del poeta Leopoldo María Panero. Trabaja también con Evru (Zhus para los amigos) en la realización de PoncEvru. Realiza diferentes trabajos para televisión y publicidad (Spice TV-Playboy Channel, Thagson TV, Turespaña...).
Actualmente tiene una columna semanal en Time Out Barcelona y una colaboración mensual en Pornoticiero. Además, colabora en la revista Primera Línea (Grupo Zeta), forma parte del colectivo artístico Interruptus y participa en duferentes proyectos artísticos y culturales en colaboración con Metol$ y en compañía de Akhesa, con quien está casado por el rito de Elvis desde el pasado mes de abril. Y, como es natural, sigue siendo fiel seguidor del Atléti, una penitencia que le acompaña desde su más tierna infancia.











PONCE SEGÚN EL PORNÓGRAFO
JOSÉ MARÍA PONCE
Publicado el Jue, 03/09/2009 - 00:52
en: Directores
por Paco Gisbert

José María Ponce representa gran parte de la historia del porno español hecho en vídeo. Fue el recuperador del cine X en nuestro país después de cuatro años en los que no se produjo ninguna película, realizó algunos de los indiscutibles clásicos del porno hispano y, bajo su dirección, se forjó el Festival de Cine Erótico de Barcelona.
Si algún día el porno español, a imagen y semejanza del americano, instituyera un salón de la fama para recordar a las figuras legendarias del género en nuestro país, el lugar preferente lo ocuparía el madrileño José María Ponce.Y es que Ponce, periodista nacido en Madrid en 1954, es considerado unánimemente como el padre del porno español hecho en vídeo. Fue él el que, tras unos años en los que había impulsado revistas de temática sadomasoquista, dirigió la película que inauguró una nueva etapa del porno nacional. La película se llamaba “Los vicios de María” y tenía como protagonista a su compañera sentimental, María Bianco. Aquello fue en el año 1992 y dicho filme abrió un periodo de tres años en el que Ponce fue dios para el porno español: dirigía Chic y Hustler, las dos únicas revistas que informaban sobre el género, llevaba el peso del Festival de Cine Erótico de Barcelona y realizaba, con más intenciones que medios, las primeras películas del porno español hecho en vídeo.En 1995, Ponce dio un salto cualitativo en su trabajo como director. “Club privado” fue el primer filme rodado con una estructura parecida al cine convencional, con el modelo de las producciones que había realizado Michel Ricaud en Francia. Aquella película fue el primer porno español que emitió televisión en nuestro país y abrió una nueva etapa en la carrera de Ponce.A partir de entonces comenzó a realizar filmes con mayor carga intelectual, como “Solas en la madrugada”, un homenaje al mundo de la radio, o “Showgirls en Madrid”, donde contó como protagonista con la mítica actriz norteamericana Nina Hartley. Este periodo culminó con “Perras callejeras”, un tributo al cine de serie B que propiciaría el cambio generacional en el cine X español, pues en él se juntaba la vieja guardia del primer porno hecho en vídeo en nuestro país con figuras emergentes de la talla de Nacho Vidal, Sophie Evans o Toni Ribas.Pero, como le ha pasado muchas veces en la vida a José María Ponce, aquel hito supuso un punto de inflexión en su trayectoria profesional. Pasó casi dos años sin dirigir, centrado en otros menesteres, hasta su vuelta al porno, a finales de los 90, con películas de marcado carácter autobiográfico, como “Vivir follando”, una profunda reflexión sobre la industria del porno, y “Gothix”, una pesimista visión, de tonos bergmanianos, de la creación artística.Ya en el nuevo milenio llegaría la fallida “Ruta 69”, rodada en Estados Unidos en colaboración con Narcís Bosch, y “Faust”, un viejo proyecto de Ponce que recreaba, en clave sexual, el mito de la eterna juventud y que es, para muchos, su obra maestra.Pero también, de momento, su testamento cinematográfico, pues, tras “Faust”, Ponce sólo se puso detrás de la cámara para realizar un filme menor, “The Fetish Garden”.Han pasado seis años y Ponce no ha vuelto a dirigir ninguna película X, un periodo demasiado largo para un personaje de su talento. Desde hace poco menos de un año, Ponce ha vuelto a Madrid, después de vivir en Barcelona durante casi tres decenios y, a la espera de su cada vez más improbable retorno al cine X, nos queda su legado, el de un porno atractivo y lleno de referencias culturales, y el de un personaje al que el porno español le debe todo, sobre todo su existencia.

Publicado por El pornógrafo:
http://www.pacogisbert.com